2018: el año de los microinfluencers

La figura del influencer cada vez toma más fuerza en las estrategias de marketing online. Si en 2017 en marketing de influencers ya era importante, en 2018 se espera que se consolide como una de las grandes tendencias a seguir por las marcas. Sin embargo, cada vez se oye más hablar de los microinfluencers ¿Has oído hablar de ellos? Desde My Consulting te descubrimos lo que debes saber acerca de esta figura cada vez más recurrente para las marcas.

Diferencia entre influencers y microinfluencers

En primer lugar aclaremos la diferencia entre influencers y microinfluencers. Un microinfluencer es una personalidad influyente dentro de las redes sociales, pero en una escala mucho menor, que goza de buena reputación y un gran número de seguidores dentro de un sector específico.

Las marcas que deciden apostar por el marketing de influencers cada vez son más conscientes de que más que la cantidad de seguidores que tiene un influencer, lo importante es su capacidad para generar engagement. En el caso de los microinfluencers, su gran ventaja frente a los influencers es precisamente esa, que a pesar de que crean comunidades de seguidores más pequeñas, al ser “personas reales”, sus acciones resultan mucho más efectivas, consiguen crear relaciones más cercanas con sus seguidores y generan en ellos una mayor confianza. Su poder de influencia destaca sobre todo en las redes sociales en las que el video es protagonista.

Según un estudio de Markerly, tal y como se aprecia en el gráfico, cuando se trata de posts no pagados los ratios de los usuarios con menos seguidores son más elevados, lo que ejemplariza el poder del microinfluencer.

Mostrarse natural y cercano a la hora de hablar de un producto o marca; hacer ver a sus seguidores que son personas iguales a ellos y que también tienen defectos, debilidades, problemas… En ello radica el éxito de los microinfluenceres, quienes a través de sus blogs, redes sociales y vídeos abordan temas como la moda, la alimentación, la decoración o la familia. Gracias a su credibilidad consiguen más afinidad con su público que las grandes influencers, de forma que sus seguidores están más dispuestos a comprar aquellos productos que recomiendan, como si fuera un amigo el que se lo aconseja.

No hay que olvidar que el mayor reto de las marcas hoy en día es ganarse la confianza de sus seguidores, por lo que ¿por qué no integrar en tu estrategia de marketing una figura que genera confianza y puede promocionar tu producto o servicio entre tu público objetivo?